El sábado rezando el santo Rosario en Prado Nuevo, unos hombre en un coche se pusieron a chillar desde la carretera palabras tremendas que no puedo reproducir ni retener en mi memoria pues quien las propició se alegraría mucho y no doy pie a ellos.
Mucha pena estar todos como hermanos unidos en pequeñez y que no se pueda rezar en paz..pues ya están acostumbrados esa comunidad forjada en la oración y pudimos..a mí me provoca temblor y miedo, pero hay q seguir pues tal vez no saben lo que hacen..la verdad es que pienso lo contrario y que por ello lo repiten cada vez que pueden.
Cómo no va a llorar la Virgen ?
Vivimos un momento duro y se siente la presencia del mal en mucho..mucha oración.