En vos confío.

Te pedimos por las personas que están sufriendo en todo el mundo y concretamente en Argentina tras las inundaciones que han dejado a las personas sin hogares ni nada.

El papa Francisco se manifestó este miércoles “profundamente apenado” por la catástrofe climática que afectó a la zona metropolitana de Buenos Aires, y prometió “sufragios al Señor por el eterno descanso de los fallecidos”.

Tras expresar “su paternal cercanía espiritual” con los damnificados y sus familiares”, alentó a las instituciones civiles y eclesiales a “prestar con caridad y espíritu de solidaridad cristiana la necesaria ayuda a cuantos han perdido sus hogares o sus bienes personales”.

El pontífice impartió, además, a los afectados y a quienes trabajan en las tareas de socorro “la bendición apostólica, como signo de cercanía al querido pueblo argentino”.

El mensaje fue remitido al arzobispo electo de Buenos Aires, monseñor Mario Aurelio Poli, por el cardenal Tarcisio Bertone a través del nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tcherrig.