"Pide al Señor poder lucrarte de sus tesoros. Él te lo concederá. Y saca de tus tesoros la alegría y la paz, la salud y la felicidad, la confianza en su servicio y la seguridad. Guárdalos como lo más precioso. Todo esto el mundo no puede darlo en el grado q Dios lo da a sus fieles."