Ayer el sacerdote , que es andaluz y muy simpático, despidió a la niña que hizo de monaguilla cada mañana..precioso homenaje al terminar la misa.. fue fiel, bien tempranera, cada mañana a la llamada del Señor y ayudaba con amor. Dijo que era feliz porque dentro de dos años haría su Primera Comunión..
Ir a misa cada mañana , tardando 2 minutos exactos de reloj, ha sido otro regalo más de Dios.
No he adorado tanto como planeé …pero no se pueden hacer planes pues Dios los cambia..