Todos los meses el Papa concreta unas intenciones para la oración. En el mes de septiembre la intención general para el apostolado de la oración es que “hombres y mujeres de hoy, a menudo abrumados por el bullicio, redescubran el valor del silencio y sepan escuchar a Dios y a los hermanos”.