Os cuento que conozco al Padre y que el día 28 escuché su misa en la iglesia del Pilar a la 8am ..

El papa Francisco volvió hoy a sorprender a todos cuando en pleno recorrido por la Plaza San Pedro subió a su papamóvil a un sacerdote argentino, que saltó la valla de seguridad para estar más cerca del Sumo pontífice, quien lejos de ofenderse le dijo: “Vení, subí”.

Se trata del cura Fabián Báez de la parroquia Nuestra Señora del Pilar, quien conoce al Papa porque fue quien lo ordenó diácono y sacerdote durante su trabajo pastoral en la Argentina.

El inusual hecho se dio cuando luego de intentar captar la atención de Francisco al grito de “íSanto Padre!”, el Sumo Pontífice ordenó frenar el papamóvil y le preguntó al cura argentino si estaba solo y, ante la respuesta afirmativa de Báez, lo invitó a subir.

Ante ese ofrecimiento, el sacerdote argentino subió inmediatamente al asiento trasero del vehículo y allí permaneció, con cara de sorprendido y muy sonriente, hasta que terminó el recorrido.

Báez, que es activo en las redes sociales, no tardó en contar su primera impresión de su particular encuentro con el Sumo Pontífice: “Voy a cambiar mi bio. El pobre cura que hoy subió al papamóvil con el #PapaFrancisco”, escribió en Twitter.

En particular episodio se dio durante el habitual recorrido del Papa por la Plaza de San Pedro, luego de la misa de los miércoles, hasta donde baja a saludar a los fieles y a los curiosos. Entre la multitud se encontraba Báez, quien logró captar la atención del Papa, que tras subirlo al papamóvil le dijo entre risas: “La foto va a dar vuelta al mundo”.

Desde la iglesia Nuestra señora del Pilar, donde el cura ejerce su trabajo pastoral, aseguraron que la relación entre Francisco y Báez comenzó hace muchos años porque fue Jorge Bergoglio, entonces cardenal, quien en el año 2000 lo ordenó sacerdote.

Esta cercana relación quedó plasmada en uno de los blogs del cura, quien el 13 de marzo del año pasado, cuando Bergoglio fue elegido Papa, escribió: “Hasta hace algunas semanas fue nuestro Arzobispo aquí en Buenos Aires. El Papa que me ordenó diácono y sacerdote. Le damos gracias a Dios por este gran regalo para la Iglesia de Buenos Aires y para la Iglesia de todo el mundo”.