“Ningún anciano debe estar “exiliado” de nuestra familia. Los ancianos son un tesoro para la sociedad”.