Así me siento en los lugares donde no está Dios y a la vez siento su fuerza para callar y hablar cuando es oportuno. Por favor, no te alejes de mí y siempre dame este calor de amor que es mi fuerza para vivir.