Parece ser que en un país de Sudamérica que no recuerdo , los jóvenes antes de saludar al entrar o salir de casa le piden a su madre que les bendiga diciendo ellos estas palabras .
Qué diferentes serían nuestras familias si tuviéramos conciencia de la importancia de la bendición. Amén +