Me gusta mucho que tras la santa Comunión con sus respectivas canciones, en la capilla de militares en Bariloche, cantemos oración de meditación. Que no termine nunca la misa ,Señor!