La víspera del día de año nuevo, el 31 de diciembre de 1936, Santa Faustina kowalska dijo adiós al año viejo en oración.
Oró diciendo:
“Oh Jesús Misericordioso, Contigo enfrentaré con arrojo y audacia las luchas y batallas.
En Tu nombre cumpliré todo y superaré todo.
Oh Dios mío, bondad infinita, te ruego que Tu Misericordia sin límite me acompañe siempre y en todo”
Durante la oración JESÚS la libró del temor y ella escribió:
“Hay momentos en la vida cuando el alma encuentra alivio solamente en una profunda plegaria. Ojalá las almas puedan perseverar en LA ORACIÓN en aquellos momentos”