Así me gritaba ayer una mujer que se despide de la vida..sus ojos ya puestos en Dios y con el alma preparada, me decía que rezáramos mucho por el Papa porque era quien podía parar las guerras y llevar la paz al mundo..sus palabras ya sonaban sobrenaturales y así os las comparto, con el mismo amor con que la escuché.
Recemos por el Papa ¡