Por tanto, por sentirte cada segundo, por respirar en ti, porque nos amas, porque nos bendices a cada uno por nuestro nombre.