De Medjugorje, anoté estas palabras que me taladran el corazón de amor y me las repito continuamente:

“Deseo contigo aprender a amar de verdad”.