Con motivo del fallecimiento de un querido anciano de la casa de la Virgen donde acudo; querido ya estás descansando en el Paraíso..gracias a las monjitas que cuidan, aprendo a vivir la muerte con esperanza y como un paso real.

Preciosa misa concelebrada por varios sacerdotes de la obra y bellísimo repicar de diferentes campanas para despedir tu salida de la Iglesia, una vez ya en el coche que te llevaba de vuelta al Tanatorio.

Intercede desde arriba para todo aquello que hace falta y que anhelas y deseamos.

Descansa en paz. Te quise mucho. No verte el sábado será muy extraño, pero estás presente.