Ruega por nosotros.
Se escuchan tantas adveraciones pero sólo es una con diferentes nombres y “vestiditos” como decían en Argentina.