Repetiría estas palabras sin parar a modo de diario de hoy.

Gracias Dios mío por el verano que pasado por el descanso mental y del alma y del corazón.

Prometo dar de mí lo mejor .