Santa María del Espíritu Santo

images  lanus
Historia resumida de la aparición de la Virgen en Lanús:

“Concederé Milagros. Orad en el nombre del señor. estoy entre vosotros. Tened fe. Soy la Madre, soy María del espíritu Santo. Amén, amén, amén”

Marcia recibe por primera vez la visita de 3 ángeles a los 10 años; frente a ella, en su dormitorio al anochecer; en silencio y desaparecieron. A partir de ahí empieza a verlos con frecuencia. sobre todo en la iglesias, adorando al Señor en el Sagrario.
Al año se le presenta su Ángel de la Guarda y ya siempre lo verá a su lado acompañándola.
Al tiempo recibe la visita del Arcángel san Miguel y le habla de “transitar el camino”. La instruye en la fe, acerándola a la oración y a la Iglesia. Siempre lo ve de pie, como un joven adolescente que aparenta 14 años: sólo lo ve arrodillarse delante del señor y de la Virgen María.
Recibe el Sacramento de la Confirmación con 15 años y en ese momento comprende las palabras de san Miguel: “el camino que lleva a Dios cumpliendo Su Santa Voluntad”.

Con 16 años, el 21 de Julio de 1999, escucha una voz femenina muy dulce que le habla pidiendo arrepentimiento y conversión; sin saber de dónde o de quién provenía. 29 Julio volviendo en coche siente fuertes palpitaciones y con los ojos cerrados percibe un gran destello de luz blanquísima. Al abrirlos encuentra a una Señora de belleza sin igual, sonriente y hermosa, de pie sobre una nube. Con túnica blanca y manto azul; cabellos largos, castaños y ondeados; rodeada de luz dorada y su cabeza coronada con aureola con 5 estrellas , q representa los 5 continentes. En el centro del pecho se veía su Inmaculado Corazón luminoso y el espíritu santo en forma de paloma de luz q revoloteaba cerca Suyo. Aparición silenciosa. Empezó a buscar su estampa en santerías pues supuso q era la Virgen María.

16 Agosto de 1999 9.30 am, en la cama, palpitaciones y luz muy blanca; nuevamenteNuestra Señora y le pregunta : “Sos María, verdad?” y respondió: “Sí, soy Santa María del Espíritu Santo” ; “Oraréis el Santo Rosario todos los días para convertir corazones”..”Vuelvo nuevamente al Cielo”. Le pide que de a conocer Su advocación al mundo al igual q sus mensajes.

Habla con su familia (aparece regularmente en la casa) y con el sacerdote de la parroquia, donde Ella hizo su primera aparición pública (sólo la ve y la escucha Marcia) comenzando Su Misión como mensajera de Dios y Madre nuestra.

Marcia la vio llorar de dolor.
Pidió a Marcia que busque un espacio abierto para poder llegar todos; lo llaman la placita, en el cual cada día 7 de mes a las 17h , la Santísima Virgen se reúne con sus hijos. Lo llama a este lugar bendecido con su presencia como “lugar de encuentro con Dios”. Allí se reza el santo Rosario y se ve el baile del sol, huele a rosas, a incienso..son regalos de Dios. Terminan las apariciones en la placita el 7 Nov 2001 pero espiritualmente siempre estará esperándonos para orar junto a Ella y que la lluvia de Gracias seguirá derramándose desde el Cielo como hasta ahora.

También recibió la visita de Nuestro Señor Jesucristo; en su cama por la noche. Locuciones y visitas para prepararnos para lo que va a venir, invitándonos a que le entreguemos nuestro corazón. En su pecho lleva su corazón de espinas; muestra llagas de sus manos; sangrantes. Mensajes públicos terminaron pero no los privados.

Mensajes de nuestro señor y de la Virgen: piden q se cumplan lo amndamientos, que oremos por las conversiones, la paz del mundo, por los enfermos, por los moribundos y las almas del Purgatorio. Que se oren y mediten los 20 misterios del santo Rosario. Que se ayune a pan y agua los miércoles y viernes. Que hagamos conocer el Evangelio a todo el mundo. Que hagamos la santa Misa el centro de nuestras vidas; presencia real de Jesucristo en la Eucaristía.; no comulgar con la mano ya que lo lastiman y no están consagradas para tocarlo. Los sacerdotes son sus hijos predilectos.

Yo estuve allí el 7 de Abril y doy fe que se vive la presencia de la Santísima Virgen. No me podía levantar del suelo y vimos la danza del sol y una luz muy blanca. Amén.