Ayer en la Adoración de Schoenstad, escuché en la canción Que seas mi universo, algo tan sencillo como “quiero agradarte Dios mío”; ése es mi propósito a diario; ojalá le gusten mis obras, pero necesito su ayuda para mejorar cada día.

Comentar esta anotacin »