Results > Its Tagged With > ángel

Jun 18

Hace 50 años en Garabandal..

4

Se apareció el ángel..

SE ME APARECIÓ UNA FIGURA MUY BELLA, CON MUCHOS

RESPLANDORES, QUE NO ME LASTIMABAN NADA LOS OJOS

“Una vez cansadas de tirar piedras, y ya más satisfechas (el sosiego que vuelve a sus conciencias después de la reacción antidiabólica), empezamos a jugar a las canicas con piedrecitas del suelo.

De pronto, SE ME APARECIÓ una figura muy bella, con muchos resplandores, que no me lastimaban nada los ojos” (.

En el lenguaje de estas niñas de aldea, pobres de léxico y nada acostumbradas a la literatura de superlativos que tanto derrocha la propaganda, esas escuetas expresiones suponen la más extraordinaria ponderación. La figura aparecida, y los resplandores que la envolvían, eran tan por encima de todo lo bello e impresionante que puede contemplarse aquí abajo, que Conchita quedó arrancada de sí y del mundo por la admiración y la sorpresa…

“Las otras niñas, Jacinta, Loli y Mari Cruz (ellas se lo contaron después), al verme en este estado, creían que me daba un ataque, porque yo decía con las manos juntas: ¡Ay… Ay… Ay…! Cuando ellas ya iban a llamar a mi mamá, se quedaron en el mismo estado que yo, y exclamaron a la vez: ¡Ay, el ángel!

Luego hubo un corto silencio entre las cuatro…; y de repente, desapareció (La niña nos cuenta así “desde dentro”, lo que ocurrió en aquella visita del cielo; pero podemos completar su informe con algún detalle exterior, que debemos al susodicho brigada don Juan Álvarez Seco.

“Unas niñas, que jugaban también por los alrededores, al ver a las cuatro en aquella extraña actitud, se pusieron a tirarles piedras; entonces el ángel las llevó como a unos cincuenta metros más arriba, en la misma calleja. Una vez allí, y mientras duraba su posición extática de rodillas, quiso pasar por entre ellas un vecino del pueblo que venía de arriba, del monte, con un panal de miel, al ver que no se movían para dejarle pasar, y bien ignorante de lo que estaba ocurriendo, se sintió malhumorado por la “poca educación de aquellas crías”… Después de haberlas pasado en dirección al pueblo, se volvió el hombre a mirar hacia arriba, y fue grandísima su sorpresa al ver que las niñas continuaban allí, exactamente en la misma postura y posición de antes. Cuenta él, que en toda la noche apenas pudo dormir, pensando en que todo aquello era muy raro…; se lo dijo a su mujer, pero ésta le contestó que no tenía importancia, “¡cosas de niñas!” Este vecino del pueblo se llama Vicente Mazón.).

Al volver normales, y muy asustadas, corrimos hacia la iglesia, pasando de camino por la función de baile que había en el pueblo. Entonces, una niña que se llama Pili González nos dijo: ¡Qué blancas y asustadas estáis! ¿De dónde venís?

Nosotras, muy avergonzadas de confesar la verdad, le dijimos: ¡De coger manzanas! Y ella dijo: ¿Por eso… venís así?

Nosotras le contestamos todas a uno: ¡ES QUE HEMOS VISTO AL ÁNGEL!

Y ella dijo: ¿De verdad?

Nosotras: Sí, sí… Y seguimos nuestro camino en dirección a la iglesia; y esa chica quedó diciéndoselo a otras.

Una vez en la puerta de la iglesia, y pensándolo mejor, nos fuimos detrás de la misma a … LLORAR”.

Confieso que conmueve este cuadro de las niñas, que necesitan desahogar su indecible emoción, y se refugian detrás de los muros de la iglesia para soltar su llanto… Un instinto misterioso de su alma cristiana las ha llevado allí. No pueden explicarse lo que les acaba de pasar, pero sienten oscuramente que es algo muy grande… y hasta presienten que puede ser el comienzo de cosas aún mayores; ¿dónde buscar cobijo y protección, sino en el lugar que especialmente guarda la presencia de Dios?, ¿no es también allí donde mejor puede rezarse a la que es Madre suya y nuestra, tan dispuesta siempre a favor de sus pobres hijos? Pero antes de pasar al interior para rezar, necesitan desahogarse a sus muros por fuera.

Los muros aquellos, severos, macizos, levantados sobre la pequeña meseta de Garabandal, frente a los más bravíos repliegues de la cordillera Cantábrica (Es la que recorre casi todo el Norte de España, próxima y paralela al mar Cantábrico, separando las breves tierras de la costa, de las altas y extensas del interior.), saben de siglos y de temporales, de soles y de noches…; generaciones y generaciones de garabandalinos han acudido allí con sus mejores alegrías, con sus más recónditas penas, con sus postreras esperanzas… Pero jamás aquellos muros habían sentido un llanto de niñas tan inefable, tan fuera de serie como éste de las cuatro que así lloran a su amparo mientras se pone para siempre el sol del día 18 de junio de 1961.

No hubo quien entonces subiera a la torre para señalar aquella hora con un toque de campanas; pero, ciertamente, con el llanto de aquellas niñas, que no estaban precisamente tristes, algo misterioso empezaba a repicar en Garabandal, que iría encontrando muchísimo eco en innumerables corazones.

“Unas crías, que andaban jugando, nos encontraron, y al vernos llorar, nos preguntaron: ¿Por qué lloráis? Nosotras les dijimos: Es que HEMOS VISTO AL ÁNGEL.

Ellas echaron a correr a comunicárselo a la señora maestra (En Garabandal había dos escuelas nacionales en el mismo edificio: para niños, una; para niñas, otra. A la primera atendía el señor maestro del huerto del manzano; la segunda estaba regentada por esta señora que entra ahora en escena y que debía de llevar ya bastantes años en el pueblo. Su nombre: doña Serafina Gómez González; era natural de Cossío; viuda de don Raimundo Rodríguez y con una niña llamada Toñita.).

Nosotras, una vez que terminamos de llorar, volvimos a la puerta de la iglesia y entramos dentro. En aquel mismo momento llegó la señora maestra, toda asustada, y en seguida nos dijo:

–Hijas mías: ¿Es verdad que habéis visto al ángel?

–Sí, señora.

–¿A ver si es imaginación vuestra?

–¡No, señora, no! ¡Hemos visto bien al ángel!

Entonces la maestra nos dijo: Pues vamos a rezar una estación a Jesús Sacramentado en acción de gracias” (Práctica de devoción eucarística muy corriente en España; consta de seis padrenuestros, avemarías y glorias, con la invocación: “Viva Jesús Sacramentado–Viva, y de todos sea amado”. Solía rezarse especialmente: al dejar expuesto el Santísimo, al hacer una visita al Señor ante el sagrario, y como acción de gracias colectiva después de la comunión.

En su origen –atribuido a los franciscanos– parece que estos seis padrenuestros de la estación tenían el siguiente sentido: cinco, como homenaje de adoración al Señor en sus cinco llagas: las de los pies, manos y costado, y el otro, sexto, como rezo a intención del Romano Pontífice para ganar las indulgencias.).

Sabemos que durante esa inolvidable estación, las palabras del rezo se les entrecortaban a las niñas por sollozos y por risas. “Estábamos tan no sé cómo –ha confesado Loli–, que tan pronto reíamos como llorábamos.”

Comentar esta anotacin »
Mar 10

Santo Rosario

8

Ya con este relato termino con la Virgen de el Escorial pues ya es mucha información q tenemos q decantar.


El día frío y de nieve terminó en un sol radiante a medida q íbamos rezando a Nuestra Señora. Una profundidad en la oración que no la he visto igual.
1er Misterio: por los enfermos presentes y especialmente por los de cáncer ( superado, a día de hoy; gracias Dios mío)
2º Misterio: por la juventud del mundo, por su fe; por los matrimonios; por los ancianos y sobre todo los desamparados ..( qué palabra ésta última..)
3 er Misterio: Por la santificación de los sacerdotes, obispos y cardenales..después de cada oración y petición decían algo así de bello como: ” danos la herencia que nos tienes preparada en las moradas celestiales..” no es poco habitual escuchar algo tan profundo ?
4 º Misterio: por las peticiones q nos legan por internet de Argentina , México.. (escribid que las leen en alto ¡¡) . Por los países q están en guerra y por las almas de las personas q murieron en la guerra.

Leen un mensaje de la Virgen en Prado Nuevo después de cada misterio y me marcó éste que dijo: “La pureza del cuerpo y del alma es muy preciada por la Virgen. Yo prometo a todo aquel que crea en mi pureza y que se haya consagrado a mi corazón, darle todas las gracias. ..en un mundo lleno de tentación de la carne, con sus pasiones y las de satanás..”

La gente es muy devota y piadosa, además de humilde, con sus gorritos, joguineta o chándal; bolsas de plástico en pies y rodillas..se santiguaban al terminar cada misterio, tocando el suelo sagrado y besando sus dedos después..algo q nunca vi antes; salvo cuando el Papa besaba el suelo de los países donde llegaba..

5º Misterio:por la conversión de todos los pecadores; por los aquí presentes, para que sepan llevar con humildad las pruebas q nos manda y que sepamos sufrir con El. Que sepamos perseverar para alcanzar la Gloria ( que bonita intención..). Por las intenciones que les encomiendan..

Mensaje de la Virgen: ” qué hermoso es hacer la voluntad de Dios y someterse a sus planes..los que han aceptado mi voluntad los acercaré a la vida eterna”..

Oraciones así de profundas:

“Santa María madre de Dios y madre nuestra..”
“3 Aves Marías en honor a la pureza de la Santísima Virgen María..”
“Virgen purísima y castísima después del parto..”
“Dios te salve María, templo y sagrario del Espíritu Santo”
“Un Credo al sagrado corazónd e Jesús..”
“A nuestra Señora la Virgen de los Dolores, una salve..”
“A la pureza de la Santísima Virgen. .Bendita sea tu pureza..”
“El ánges del Señor anunció a María..”

Canciones como:” Madre en este Prado, tus hijos penitentes lamentamos tus dolores..Ave, ave , ave María..”

Fin con broche de oro.
Bendiciones para todos.
¡¡ Viva la Virgen de los Dolores ¡¡ ¡¡ Viva ¡¡

Comentar esta anotacin »
Feb 14

Bendita Sole

5

Ayer marchó en los brazos de la Virgen al Cielo.
Ella me enseñó mucho y me marcaron sus palabras en la entrevista de la tv católica: ” El rezo de Dios en las almas también puede llegar a las personas..”. Quería compartiros este tesoro, para que le pidamos a ella y para que recemos por su alma y su familia; deja esposo y 3 niños pequeños. Ya tenemos otro ángel en el cielo, que marcha como ejemplo de lucha contra el cáncer.
No he podido pedir permiso para publicar su entrevista pero entiendo que si la hizo públicamente es para que llegue a cuantas más almas, mejor. La subo con todo mi amor, para que sus palabras, su cara celestial y sus ejemplo nos llegue a todos. Tampoco es casual que el sacerdote es también partícipe de la película La última Cima; pues fue gran amigo del Padre Pablo, que murió en la montaña.

El texto escrito fue publicado en El Magnificat y al leérmelo mi amiga Patricia, me tocó muy fuerte pues supe que iba yo a vivir una prueba de Dios,que me vino después; sus palabras fueron aviso para mí y al mismo mucho ejemplo de cómo se siente a Cristo en la enfermedad.

Querida Sole, pudimos hablar la semana pasada; me atendiste el teléfono teniéndolo prohibido; me dijiste que fuera fuerte para lo que iba yo a vivir..me dijiste que estabas con un pié aquí y otro allá..te preparaste muy bien y sé que te harán sierva de María pues fuiste santa en la tierra.
Te despediste de las monjitas de la Congregación Mariana, colegio donde estudian mis hijas; y le dijiste a la Madre Clara en vez de adios, un “Hasta el Cielo”. .Bendita seas.
Recemos profundamente todos como una familia de hijos de Dios para calmar el dolor de su familia y para que Sole interceda ante el Señor por nosotros.
Bendita seas. Te quiero mucho+

Paradoja de enfermedad

La autora es Licenciada en Filología Inglesa, profesora titular de la Universidad Complutense. Casada, madre de cuatro hijos, vive su vida cristiana como congregante mariana de la Congregación Mariana Mater Salvatoris.

En enero de 2006, cuando con más intensidad buscaba yo hacer la voluntad de Dios en mi vida, el Señor me hizo ver que iba a tener una enfermedad, para la conversión de mi corazón y quizá la de algunos otros, y para gloria Suya. Al poco me diagnosticaron un cáncer, que me trataron con quimioterapia, cirugía y radioterapia.

Ser toda suya, y sólo suya

Yo buscaba: Buscaba la Verdad, en la Eucaristía, en todo lo que es de Él, en la Iglesia, en los sacerdotes, en mi Congregación Mariana. En realidad, le buscaba sólo a Él, a Cristo. Empecé a decirle que quería ser toda suya, y sólo suya. No del mundo, ni de la vanidad. Esto es fácil de desear, pero difícil de llevar a cabo porque el mundo te arrastra. Pero a través de la enfermedad, que me obligó a renunciar a tantas cosas – mi imagen, mi trabajo, mis fuerzas – me fui haciendo más de Él. A medida que yo renunciaba a alguna criatura, Él se hacía más fuerte en mi corazón.

Con la ayuda del Señor, de la Virgen María, y de toda mi familia, fui encajando el sufrimiento de la debilidad, las llagas, el hospital, y todas las molestias derivadas de la medicación. Al principio tenía miedo a la cruz, y ese miedo me hacía sufrir más que la propia enfermedad. A menudo me había preguntado, antes de la enfermedad, por qué tantos hombres y mujeres padecen en el mundo, haciéndose partícipes de la Cruz, y yo tenía una vida cómoda. Al entrar a formar parte de los que sufren, me sentí parte del Pueblo del Señor. Siendo débil en el Señor, notaba más Su fortaleza en mí. Entonces se me pasó el miedo. El sufrimiento es superado por el Amor, y al sufrir con Cristo, nos hacemos partícipes de Su Amor. Yo le decía al Señor que si me daba fuerzas, saldría de mí misma, le amaría más y también a mi gente. Al mismo tiempo, en el amor de los otros hacia mí, sobre todo en el de mi marido, descubrí el Amor desbordante del Señor. Mi familia se volcó conmigo. Mucha gente me llamó para decirme que rezaba por mí. Yo ofrecía mis dificultades por todos ellos. Así se formó un círculo de oración y de gracia. En los momentos más duros, sólo mi Madre del cielo me ha podido ayudar. Ella, María, me ha aligerado esa carga que cae pesadísima sobre los hombros; ella sola me ha deshecho el nudo de la garganta, y me ha hecho ver que esto es un encuentro con su Hijo, gracias al cual yo también puedo entonar mi pequeño magnificat.

El Señor cuenta con nosotros

En febrero de 2007 me dieron el alta –no definitiva, pero muy esperanzadora – por lo que hicimos planes nuevos. En junio me detectaron una metástasis en los huesos. La cosa estaba clara: El Señor quería seguir contando conmigo. Mis planes de trabajo y estudio se cayeron. Los planes del Señor, sin embargo, siguieron adelante. Y me hice la siguiente reflexión: ¿qué vida es mejor, la que yo había pensado, o la que me impone esta enfermedad? La respuesta es que una no es mejor que otra, pues la bondad no está en lo que se haga sino en cómo se haga, y sobre todo de Quién vayas acompañado. He visto que de mis cuarenta años, el último ha sido especialmente dulce porque he contado de una forma sorprendente con la presencia de Cristo en mi vida diaria. Y he llegado a preguntarme si debo desear sanar, pues la dulzura de estar con Él me hace pensar en la vida eterna. En la enfermedad siento que el Maestro está conmigo, viviendo los momentos difíciles, y yo con Él participando así de su cruz. Por eso la enfermedad es dulce, pues le tengo a Él, le he descubierto a Él en mí. Y yo empiezo a vivir aquí en la tierra, sin mérito mío, las dulzuras de estar con Él en el cielo.

Alegría y ganas de vivir

Yo pensaba, antes de la enfermedad, que la vida es un valle de lágrimas. Desde que estoy enferma, me han entrado unas ansias irresistibles de vivir, de transmitir la alegría que me da el sentirme amada por el mismo Dios. Claro que ahora vivo de otra manera, pues tengo al Maestro más cerca. Le pido al Señor que me enseñe a vivir el día, sabiendo que no sé si cuento con el mañana. La respuesta, como siempre, está en el amor. Después de tantos años de ejercicios espirituales, de meditar el Principio y Fundamento, me han tenido que atar a una camilla de hospital para entender que un minuto de cansancio extremo, o de simplemente mirar el horizonte, dan gloria a Dios, si se ofrecen por amor; que el objetivo de la vida no es ganar dinero, ni una vida exitosa, sino amar, amar, amar, y dejarme amar, dejarme amar, dejarme amar. Y confiar, vivir el día, vivir en cristiano, y transmitir a mi gente, en esta sociedad occidental tan triste y materializada, la alegría del crucificado. (Por eso sonríe el Cristo de Javier).

Vivir la enfermedad cerca de la Trinidad

A lo largo de estos meses he descubierto cómo cada una de las Personas Divinas de la Santísima Trinidad me cobija y me quiere, en la enfermedad, de una manera distinta. Entre ellas cubren unas funciones de forma amorosa, y si las escucho a las tres, la angustia desaparece y da paso a la paz y la alegría. En Dios Padre vivo la confianza de saber que Él es mi Padre, que me ha creado, que es todo Poder, todo Saber, y todo Bondad, y que por tanto no puede haber ningún resquicio de mi vida y circunstancia familiar que Él no haya previsto en sus planes de Amor. En Cristo tengo al único y mejor Maestro de vida, con el que me encuentro a diario en la Eucaristía. Él me va enseñando el camino. En el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, pongo la esperanza de que me sostendrá y me inspirará, como lo viene haciendo, la paz y alegría de saberme Hija de Dios. A mi Dios, Uno y Trino, por intercesión de la Virgen María, Madre del Salvador, le pido me dé fuerzas, me sostenga y me ayude a ser humilde ante Él.

Soledad Pérez de Ayala, Congregante Mariana.

Comentar esta anotacin »
Jul 26

Sor Faustina

2

Santa Faustina

Del diario de Sor Faustina:
Poco después me enferme La querida Madre Superiora me mando de vacaciones junto con otras dos hermanas a Skolimów, muy cerquita de Varsovia. En aquel tiempo le pregunté a Jesús: ¿Por quien debo rezar todavía? Me contestó que la noche siguiente me haría conocer por quien debía rezar.

Vi al Ángel de la Guarda que me dijo seguirlo. En un momento me encontré en un lugar nebuloso, lleno de fuego y había allí una multitud de almas sufrientes. Estas almas estaban orando con gran fervor, pero sin eficacia para ellas mismas, solo nosotros podemos ayudarlas. Las llamas que las quemaban, a mi no me tocaban. Mi Ángel de la Guarda no me abandonó ni por un solo momento. Pregunté a estas almas ¿Cuál era su mayor tormento? Y me contestaron unánimemente que su mayor tormento era la añoranza de Dios. Vi a la Madre de Dios que visitaba a las almas en el Purgatorio. Las almas llaman a Maria “La Estrella del Mar”. Ella les trae alivio. Deseaba hablar más con ellas, sin embargo mi Ángel de la Guarda me hizo seña de salir. Salimos de esa cárcel de sufrimiento. Oí una voz interior que me dijo: Mi Misericordia no lo desea, pero la Justicia lo exige. A partir de aquel momento me uno más estrechamente a las almas sufrientes.

Comentar esta anotacin »
Jul 5

Anónimo

2

Marc Chagal, artista que ilumina la cultura judía desde lo personal hasta lo universal. En París comienza su verdadera carrera. Surrealista. Queda impresionado en España por las pinturas de El Greco. Con 87 años realiza su magnífica vitral “Crucifixion” para la catedral de Reims. Picasso le dedicó: “Cuando Chagall pinta, no se sabe si está durmiendo o soñando, debe tener un ángel en algún lugar de su cabeza”.

Anónimo

Hombres anónimos construyeron las catedrales de Europa sin ser vistos. Trabajaron día a día y entregaron su vida en ello. Hicieron sacrificios personales, realizando un trabajo que nunca verían terminado. Algunas tardaron en construirse más de 100 años; más que toda su vida. Por qué tanto tiempo? Porque ellos confiaron que Dios lo vería. Entregaron toda su vida a un grandioso trabajo.

Comentar esta anotacin »