Que una vez consagrada, la Hostia debe ser partida por el sacerdote delante de todos los fieles y antes de la Comunión, como signo de la Resurrección de Jesús.

Comentar esta anotacin »