Momento inolvidable en que mi amiga Pame pudo tocar y palpar la silueta de la Virgen Milagrosa, en el sanatorio del Máter Day. Fue al salir de la misa despedida en Octubre, cuando sentí que Ella quería abrazarla..Pame es invidente..no ve ni vio jamás..nada ¡¡ sólo sonríe y dice cosas buenas. Su vida es complicada y la hace fácil. Realmente en Madrid no hubiera sido tan libre para abrazarnos a una estatua..pero estaba la Madre presente y al ser tan grande, Pame iba diciendo..qué manto..qué manos..qué gozo más grande..sé que os va a emocionar..lo tenía guardado como guinda de la semana, después de días no tan alegres.
Este momento quedó plasmado en foto con todo mi rebaño del alma de allá; me encantaría presentarlo a todos vosotros.

Comentar esta anotacin »