Ay qué gusto y qué bien se queda el alma después de vivir el sacramento de la reconciliación..qué exacto su nombre..y qué maravilla cuando se hace con un buen sacerdote que ayuda a limpiar bien y que es buen pastor y cuida de sus ovejas encomendadas. Gracias Señor por mi confesor que tanto anhelaba. Benditos sacerdotes y cuanto más humildes, mejor. Jamás ensalzarles, que esto lo veo mucho y me produce rechazo..sólo Dios +

Comentar esta anotacin »