Ayer madrugamos para ir a rezar el santo rosario al árbol de Boadilla y compartir con el grupo allí oración y cantos a la Virgen santísima . Desayunamos rico y con mucha alegría emprendimos viaje al convento donde está la santa Madre Maravillas. Pese al sueño que me afectó a la conducción y a que es complicado llegar, dimos más vueltas, pero cuando llegamos a la Aldehuela, fue hacerlo al Paraíso. Estuvimos hablando con la monjita del torno y pedimos oración; me dieron paquetes para entregar a las hermanitas de Buenos Aires en Amenábar. Ahora viene lo mejor..quedamos en la capilla rezando..sólos ante la tumba de la santa Madre..de pronto sentí que no estaba yo allí..algo extraño..era una presencia profunda de su alma..como si me hubieran envasado al vacío..no es que me hubiera quedado dormida, que podría ser..sino que me traspuse..no fue mucho tiempo pero volví en sí al sonar las campanas que marcaban las 12. Al despedirnos, rezamos especialmente por Sec y por las personas que la aman.
Tercer regalo: llevar a Ofir al Cerro de los Ángeles, donde celebraban la víspera de la Solemnidad de Cristo Rey. En el último domingo del Tiempo Ordinario, la Comunión Tradicionalista Carlista acudió nuevamente al centro geográfico de la Península Ibérica, donde la Providencia esculpió en piedra su Promesa a España, y donde, defendiendo aquél lugar sagrado, inmolaron sus vidas los mártires cuyos restos hoy reposan bajo el monumento nuevo.

L

Comentar esta anotacin »