Al ver el rechazo de los obispos alemanes al Santo Padre; me produce un dolor tremendo ver cómo les entrega la mano y se la rechazan.
Siento mucha pena.
Por el Papa será mi oración profunda en El Escorial; hoy primer sábado de mes. Iba a ser el titular de hoy, pero veo que apremian los tiempos y el sufrimiento de Benedicto XVI es el de todos los cristianos que le hemos conocido cada día más y que en la JMJ se entregó por la juventud y adoctrinó con humildad y firmeza.En Garabandal la Virgen dijo: “Obispos y cardenales van por el camino de la perdición….”.

Comentar esta anotacin »