Ayer anoté la homilía del Padre Eduardo en Las Esclavas, de Buenos Aires. Fue una misa gloriosa, como todas las que celebra.
“Cada uno nace de distinta forma, en distintas familias, educación, con salud o no, con riqueza o no..y distribuye los dones y bienes sin mérito ni culpa cuando uno nace.
Cuando uno recibe un don, recibe una deuda. Dios sigue siendo el propietario de ese don; se recibe en administración; qué responsabilidad pues lo tengo que administrar para que le llegue al que no lo tiene. Un día Dios nos pedirá cuentas pues nos da tiempo para la administración del bien; si hay personas que no pueden con sus cruces o su pobreza es porque nosotros somos los injustos que nos quedamos con las cosas que recibimos en administración. Dios nos dio el tiempo, la inteligencia, la fuerza..para usar bien nuestros nuestras cosas. Es una responsabilidad tener salud y es por eso que tenemos que ayudar a otros a llevar su carga, porque somos saludables, tenemos tiempo..Dios nos lo da porque otros no lo tienen y lo tenemos que administrar para el bien de nuestros hermanos. Si recibimos buen carácter, buen humor..tenemos que ayudar al que su vida es demasiado pesada. Si tenemos dinero, podríamos comprar con él cosas infinitas, pero no puedo tener cosas superfluas cuando otros no tienen..Un día vamos a tener que explicar por qué me compraba tanta ropa cuando otro no la tiene..No es recibir un don y dar gracias. Dios quiere que como administrador los usemos según nosotros los esperamos recibir. No hay que darle gracias por lo que me diste sino con lo que me diste hice esto..ayudé, utilicé mi dinero..
Pensemos en las cosas en las que somos sobreabundantes..seguro que en algo destacamos de las personas del camino..”

Comentar esta anotacin »