Me gustó mucho escuchar a un sacerdote en Argentina decir así tras comulgar : “Que tu cuerpo y tu sangre Señor nos guarden fuertes hasta que vuelvas. Amén “

Comentar esta anotacin »