Es recibirte en santa Comunión, esperada y anhelada después de tres días de ayuno de ti Dios mío.
Siento como si recorrieras mi cuerpo por mis venas..regando cada parte minúscula con tu presencia.
Gracias Madre mía por recibirte en tu día de ayer, en familia y bajo santa Misa solemne bajo la forma latina en q el sacerdote está de espaldas a los feligreses, que no me gusta..gracias por comulgar de rodillas y con solemnidad..por favor, que esta práctica llegue a las iglesias españolas..de menos para luego llegar a más.
Gracias a una amiga querida que me mandó un mensaje y me indicó el oratorio católico ..qué importantes son/somos los instrumentos humanos para Dios

Comentar esta anotacin »