Bendito sea por su humildad y ternura.
Que la Virgen Santísima le cobije bajo su manto.
Sentimos mucha pena y más cuando no le veamos, pero si es la voluntad de Dios, la aceptamos.

Comentar esta anotacin »