Results > Its Tagged With > Jesús

Abr 23

Jesús llora sangre en Posadas, Argentina.

1

Comentar esta anotacin »
Abr 7

Devoción a Jesús, Rey de las naciones

7

Devoción a Jesús, Rey de las Naciones

Oh, Jesús mio, ofrezco está Comunión por Ti, que eres el Rey de todas las Naciones, para que tu reinado sea reconocido en todos los rincones del mundo;, en cada corazón, en cada familia, en cada nación, en el mundo entero. Con ello te pido que le regales el ángel #1 a NN (la persona que tu quieras,que este ángel le de paz, salud, etc…) y la gracia que tu me regalas con esta oración es … (lo que tu corazón sienta).

Son nueve comuniones seguidas. No tienen que ser en días consecutivos, pero si nueve comuniones ininterrumpidas y estar en estado de gracia. Con ello Jesús nos va regalando con cada comunión un ángel de cada uno de los nueve Coros Angélicos.

Hay que comenzar esta devoción con uno mismo.

Comentar esta anotacin »
Mar 27

Jesús presente en el Sagrario

3

1. Del editor
¡Hola! Saludos afectuosos y ricas bendiciones. Te damos la bienvenida a esta edición de nuestro boletín de noticias y temas de espiritualidad, esperando que resulte útil y agradable para ti.

En su Última Cena, Jesucristo instituyó el sacrificio eucarístico de su Cuerpo y de su Sangre (Marcos 12,22-24). Jesús ofreció aquel día en el cenáculo el mismo sacrificio que iba a ofrecer pocas horas más tarde en el calvario: con anticipación, se entregó por todos los hombres bajo las apariencias de pan y vino.

Con las palabras «haced esto en memoria mía» (Lucas 22,19), Jesús dio a los Apóstoles y a sus sucesores el poder y el mandato de repetir aquello mismo que Él había hecho: convertir el pan y el vino, en su Cuerpo y en su Sangre, ofrecer estos dones al Padre y darlos como manjar a los fieles.

En esta edición, meditemos acerca de la presencia del Señor en el sagrario: “He aquí como Jesús nos cumple aquella su hermosísima promesa en el Sacramento del altar, donde con nosotros se halla presente de noche y de día.” (Visita al Santísimo Sacramento, Ritual de la ANM pág. 235).

¿Cuál promesa nos cumple el Señor en el Santísimo Sacramento? La Palabra de Dios que cierra con broche de oro el Evangelio según San Mateo: “Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.” (Mateo 28, 20).

Nunca dejando de orar por ti y tus intenciones, te animo a compartir tu fe, recomendar este boletín y nuestro sitio en Internet, AdoraSI.com, para la mayor gloria de Dios y el bien de nuestros hermanos.

Con Cristo y María… ¡Paz y Alegría!

P.D. Durante Semana Santa, te invitamos afectuosamente a considerar las siguientes meditaciones:

Contemplemos la Pasión:
www.adorasi.com/temas/reflexiones-cristianas/contemplemos-la-pasion.php

Domingo de Ramos:
www.adorasi.com/temas/reflexiones-cristianas/domingo-de-ramos-entrada-triunfal-en-jerusalen.php

La Última Cena del Señor:
www.adorasi.com/temas/reflexiones-cristianas/la-ultima-cena-del-senor.php

La oración de Getsemaní:
www.adorasi.com/temas/reflexiones-cristianas/la-oracion-de-getsemani.php

Jesús es traicionado:
www.adorasi.com/temas/reflexiones-cristianas/jesus-es-traicionado.php

Jesús muere en la Cruz:
www.adorasi.com/temas/reflexiones-cristianas/jesus-muere-en-la-cruz.php

La sepultura del sagrado Cuerpo:
www.adorasi.com/temas/reflexiones-cristianas/la-sepultura-del-sagrado-cuerpo.php

Resucitó de entre los muertos:
www.adorasi.com/temas/reflexiones-cristianas/resucito-de-entre-los-muertos.php

Santo Tomás y nuestro testimonio de fe:
www.adorasi.com/temas/reflexiones-cristianas/santo-tomas-y-nuestro-testimonio-de-fe.php
“Jesús Eucaristía luz y vida del adorador nocturno,
ilumina nuestras almas y danos vida nueva”.
2. Jesús presente en el sagrario
A lo largo del Antiguo Testamento, Dios había revelado la intención de habitar entre los hombres (Levítico 26, 11; Ezequiel 37, 26-28).

“El Señor, pues, les dará esta señal: La joven está embarazada y da a luz un varón a quien le pone el nombre de Emmanuel, es decir: Dios-con-nosotros.” (Isaías 7, 14) .

Llegada la plenitud de los tiempos el Verbo se hizo carne. El poder del Altísimo cubre con su sombra a Nuestra Señora (Lucas 1, 35), y después de descender el Espíritu Santo sobre María, la Virgen queda constituida como el nuevo Tabernáculo de Dios: “el Verbo de Dios habitó entre nosotros” (Juan 1, 14).

Al instituir la Eucaristía, Jesús “tomó pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio y dijo: «Tomad, este es mi cuerpo.»

Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio, y bebieron todos de ella. Y les dijo: «Esta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos” (Marcos 14,22-24).

El Señor dijo: este ES mi cuerpo… esta ES mi sangre, no dijo significa, representa o simboliza, sino que utilizó el presente del verbo SER (ver también 1 Corintios 11, 23-27).

Desde entonces podemos decir con total exactitud que Dios vive entre nosotros. Es así como nos cumple de manera perfecta su promesa: “…Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mateo 28, 20).

Cada día, en la Comunión, podemos estar con Él en una cercanía como jamás hombre alguno pudo soñar:

“Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo” (Juan 6, 51); “El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él.” (Juan 6, 56).

Y en el Sagrario Cristo continúa realmente presente, con su Cuerpo y con su Sangre, con su Humanidad y con su Divinidad.

Es totalmente cierto decirle: “¡Dios mío! estás aquí, tan cerca de mí, en este Santísimo Sacramento… me ves, me escuchas, me amas.”

El Magisterio de la Iglesia, saliendo al paso a diversos errores, ha recordado y precisado el alcance de esta presencia eucarística:

Es una presencia real, es decir, ni simbólica ni meramente significada o insinuada por una imagen; verdadera, no ficticia, ni meramente mental o puesta por la fe o la buena voluntad de quien contempla las sagradas especies; y sustancial, porque, por el poder que Dios ha conferido a las palabras del sacerdote en el momento de la Consagración, se convierte toda la sustancia del pan en el Cuerpo del Señor, y toda la sustancia del vino en su Sangre.

Así, el Cuerpo y la Sangre adorables de Cristo Jesús están sustancialmente presentes, y “el pan y el vino han dejado de existir después de la Consagración” (Pablo VI, Credo del Pueblo de Dios) para ser Cuerpo y Sangre de Nuestro Señor.

Así, podemos decir que la presencia eucarística de Cristo es la prolongación sacramental de la Encarnación.

En el Siglo XIII, Santo Tomás de Aquino compuso maravillosos himnos eucarísticos que, de una manera fiel y piadosa, contienen la fe de la Iglesia. Dice el Pange Lingua (www.adorasi.com/php/pange-lingua-tantum-ergo-canto.php):

“Aquella creadora Palabra, con palabra sin mudarse, lo que era pan, ahora en carne hace tornarse, y el vino en propia sangre transformarse. Y puesto que el grosero sentido se acobarda y desfallece, el corazón sincero por eso no enflaquece, porque la fe le anima y favorece.”

Junto al Sagrario aprendemos a amar; allí encontramos las fuerzas necesarias para ser fieles, el consuelo en los momentos de dolor. Él nos espera siempre y nos conforta con el calor de su comprensión y de su amor:

“Venid a Mí, todos los que andáis fatigados y cargados, que Yo os aliviaré” (Mateo 11, 28).

El Señor se alegra cuando estamos junto a Él. ¡No dejemos de visitarlo!
Un buen regalo que no te cuesta: ¿Consideras útil este boletín? Haz clic en “invitar a visitar AdoraSI.com” y compártelo con tus conocidos.
3. Avisos

PARA PROMOVER:

¡Bienvenido a Casa!
www.adorasi.com/videos/video-bienvenido-a-casa.php

Eduardo Verástegui y la dura realidad del aborto:
www.adorasi.com/videos/aborto-dura-realidad-verastegui.php

¡Y el milagro eucarístico sucedió ante la cámara!:
www.adorasi.com/videos/milagro-eucaristico-betania.php

Promueve por Formularios para Compartir: rápido y sin costo. Para saber más, clic en www.adorasi.com/operacion-difunde-f.php

Promueve mediante Anuncios Google: ¿podrías donar un dólar mensual (o lo que desees) para que mensajes evangelizadores lleguen a razón de 100 personas cada mes por cada dólar? Para saber cómo, haz clic en www.adorasi.com/operacion-difunde-a.php

VIDEOS CON MÚSICA Y CATEQUESIS:

Padre Nuestro:
www.adorasi.com/videos/pater-noster-juan-pablo-ii.php

Ave María (de Bach-Gounod):
www.adorasi.com/musica/ave-maria-bach-gounod.php

El Pescador (tradicional):
www.adorasi.com/musica/video-canto-el-pescador.php

El Pescador (rock):
www.adorasi.com/musica/el-pescador-padre-jony.php

In Persona Christi:
www.adorasi.com/musica/in-persona-christi.php

Nada Te Turbe:
www.adorasi.com/musica/nada-te-turbe.php

Pange Lingua – Tantum Ergo:
www.adorasi.com/php/pange-lingua-tantum-ergo-canto.php

El sembrador:
www.adorasi.com/temas/parabolas-de-jesus/parabola-del-sembrador.php

Santa María de América:
www.adorasi.com/musica/santa-maria-de-america.php

ANIMACIONES CON PARÁBOLAS DE JESÚS:

El buen samaritano:
www.adorasi.com/temas/parabolas-de-jesus/parabola-buen-samaritano.php

El sembrador:
www.adorasi.com/temas/parabolas-de-jesus/parabola-del-sembrador.php

La casa sobre la roca:
www.adorasi.com/temas/parabolas-de-jesus/parabola-la-casa-sobre-la-roca.php

La oveja perdida:
www.adorasi.com/temas/parabolas-de-jesus/parabola-oveja-perdida.php

VIDEOS CON MEDITACIONES EUCARÍSTICAS:

De San francisco de Asís:
www.adorasi.com/videos/eucaristia-san-francisco-de-asis.php

De San Luis Gonzaga:
www.adorasi.com/videos/eucaristia-san-luis-gonzaga.php

De San Luis Grignon de Montfort:
www.adorasi.com/videos/eucaristia-san-luis-maria-grignon-de-monfort.php

De Sta. Catalina de Siena:
www.adorasi.com/videos/eucaristia-santa-catalina-de-siena.php

De Sta. Rosa de Lima:
www.adorasi.com/videos/eucaristia-santa-rosa-de-lima.php

De Sta. Teresa de Ávila:
www.adorasi.com/videos/eucaristia-santa-teresa-de-jesus.php

VIDEOS ACERCA DE MILAGROS EUCARÍSTICOS:

Betania (Venezuela):
www.adorasi.com/videos/milagro-eucaristico-betania.php

Bolsena (Italia):
www.adorasi.com/videos/milagro-eucaristico-bolsena.php

Cascia (Italia):
www.adorasi.com/videos/milagro-eucaristico-cascia.php

Lanciano (Italia):
www.adorasi.com/videos/milagro-eucaristico-lanciano.php

Naju (Corea, parte I):
www.adorasi.com/videos/milagro-eucaristico-naju-1.php

Naju (Corea, parte II):
www.adorasi.com/videos/milagro-eucaristico-naju-2.php

Naju (Corea, parte III):
www.adorasi.com/videos/milagro-eucaristico-naju-3.php

Siena (Italia):
www.adorasi.com/videos/milagro-eucaristico-siena.php

FORO:
www.adorasi.com/foro/gbook.php

RESUMEN DE NOTICIAS:
www.adorasi.com/noticias/index.php

Contribuye en la difusión de La Buena Nueva recomendando este boletín y AdoraSi.com a familiares y conocidos. Clic aquí: www.adorasi.com/recomendar.php

RECOMENDADO:
Oración y letanías de la humildad: Clic aquí.

¡GRACIAS Y QUE DIOS TE BENDIGA!
Quinardo Meléndrez
www.adorasi.com
RECUERDA QUE:
“… el que persevere hasta el fin, ése se salvará.” (Mateo 10,22)

Comentar esta anotacin »
Mar 25

Mirarte cara a cara

1

Comentar esta anotacin »
Mar 10

SAN JOSÉ DE NAZARET. ESPOSO DE LA VIRGEN MARÍA Y CUSTODIO DEL REDENTOR

9

san-jose-de-nazaret

Dios le confió a San José una misión excepcional: ser esposo de la Virgen María y padre adoptivo de Su Hijo, Jesús, constituyéndose así en el Custodio de la Sagrada Familia. San José es, por lo tanto, el santo que más cerca está de Jesús y de la Virgen.

Las fuentes de información confiable sobre la vida de San José son el evangelio según San Mateo y el evangelio según San Lucas. Existen una variedad de escritos posteriores con muchos detalles contradictorios que se le atribuyen a su vida (el “Evangelio de Santiago”, “La Historia Copta de San José”, la “Vida de la Virgen y la Muerte de San José”, etc.), pero estos libros no están dentro del canon de las Sagradas Escrituras y nunca han sido considerados verdaderos por la Iglesia.

San José era descendiente del rey David y probablemente nació en Belén, aunque vivía en Nazaret en el tiempo de la Anunciación. Su oficio era el de carpintero (Mateo 13,55, Marcos 6,3).

Las palabras de la Anunciación por parte del ángel Gabriel acerca de la venida del Hijo de Dios que se encuentran en el Evangelio según San Lucas 1,28-38, fueron dichas «a una joven virgen que estaba comprometida en matrimonio con un hombre llamado José, de la familia de David. La virgen se llamaba María.» (Lucas 1,27).

En la cultura judía de entonces, toda mujer debía pertenecer a un hombre: a su padre, a su esposo o, si fuera viuda, a un hijo, por lo que este compromiso daba ya los derechos de la vida conyugal; es decir, María ya es esposa de José, aún cuando ella no había salido todavía de la casa paterna (Mateo 1,20,24).

José fue hombre agradable a Dios: justo, bueno (Mateo 1,19). Cuando María quedó embarazada por obra del Espíritu Santo es evidente que José aún no sabía cuál sería su papel en este misterio; pero pronto quedaría aclarado cuando el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, descendiente de David, no tengas miedo de llevarte a María, tu esposa, a tu casa; si bien está esperando por obra del Espíritu Santo, tú eres el que pondrás el nombre al hijo que dará a luz. Y lo llamarás Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados» (Mateo 1,20,21).

De esta manera, aunque José no era padre natural de Jesús, el Hijo de Dios, a él se le encomendó darle el nombre, lo que era propio del padre o tutor y, por lo tanto, San José se convierte en el hombre elegido por Dios para una confianza muy especial: ser el Custodio del Redentor, de María Santísima y del misterio cuyo cumplimiento habían esperado desde hacía muchas generaciones la estirpe de David y toda la “casa de Israel”.

Juan Pablo II nos dijo: “José entra en este puesto con la sencillez y humildad, en las que se manifiesta la profundidad espiritual del hombre; y él lo llena completamente con su vida. «Al despertar José de su sueño hizo como el ángel del Señor le había mandado» (Mateo 1,24). En estas pocas palabras está todo. Toda la decisión de la vida de José y la plena característica de su santidad. «Hizo». José es hombre de acción. Es hombre de trabajo. El Evangelio no ha conservado ninguna palabra suya. En cambio, ha descrito sus acciones: acciones sencillas, cotidianas, que tienen a la vez el significado límpido para la realización de la promesa divina en la historia del hombre; obras llenas de la profundidad espiritual y de la sencillez madura”.

VIDA Y OBRA DE SAN JOSÉDurante la Navidad en Belén (Lucas 2,1-18), contemplamos a San José en medio de circunstancias adversas, muy cerca de Santa María, lleno de delicadezas con Ella. Jesús va a nacer. Él ha preparado lo mejor que ha podido aquella gruta del pesebre. Pidámosle nosotros que nos ayude a preparar nuestra alma para recibir a Jesús.

Luego vemos a la Sagrada Familia en el momento de la presentación en el templo (Lucas 2,22-35). De nuevo San José dice “sí” a Dios, sin objeciones ni demoras, cuando “el Ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto. Quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes buscará al niño para matarlo.» José se levantó; aquella misma noche tomó al niño y a su madre y partió hacia Egipto” (Mateo 2,13,14).

Imaginemos esa huida de noche, a través de cientos de kilómetros de desierto, hacia un país extraño, sin conocer su lengua, sus costumbres, sin contactos, sin trabajo del cual vivir… para después de un tiempo regresar, siempre en obediencia a la voluntad del Señor (Mateo 2,19-23).

Seguramente Jesús llamaba “padre” a José (Lucas 2,48), pero en el templo de Jerusalén, después que él y María encontraron a Jesús a quien habían perdido de vista, José escucha las misteriosas palabras: «¿Y por qué me buscaban? ¿No saben que yo debo estar donde mi Padre?» (Lucas 2,49)… y José, lo mismo que María, saben bien de Quién habla. No obstante, Jesús estaba sumiso tanto a José como a María (Lucas 2,51) tal como un buen hijo está sumiso a sus padres.

VIDA Y OBRA DE SAN JOSÉPasan los años de la vida oculta de la Sagrada Familia de Nazaret. El Hijo de Dios, enviado por el Padre, está oculto para el mundo, oculto para todos los hombres, incluso para los más cercanos. Sólo María y José conocen su misterio. Viven este misterio cada día. El Hijo del Eterno Padre pasa, ante los hombres, por hijo de ellos; por «el hijo del carpintero» (Mateo 13,55). Al comenzar el tiempo de su misión pública, Jesús recordará, en la sinagoga de Nazaret, las palabras de Isaías que en aquel momento se cumplían en Él, y los vecinos y los paisanos dirán: «¿No es el hijo de José?» (Lucas 4,16-22). El Hijo de Dios, el Verbo Encarnado, durante treinta años de vida terrena permaneció oculto: se ocultó a la sombra de José. Al mismo tiempo, María y José permanecieron escondidos en Cristo, en su misterio y en su misión.

Como se puede deducir del Evangelio, San José dejó esta vida antes de que Jesús se revelara al mundo como Cristo, pues no aparece en los relatos del Evangelio de Su predicación, pasión, muerte y resurrección. Al morir Jesús, María queda sin familia cercana (viuda, sin hijos) que la pueda acoger y, para los judíos de entonces, es como una maldición para una mujer el quedarse sola. Jesús, estando en la cruz, confía María a su discípulo Juan, “Y desde aquel momento el discípulo se la llevó a su casa” (Juan 19,27). Sería absurdo, inconcebible, que una madre tuviera que ir a vivir con otro familiar teniendo esposo o hijos propios.

A propósito de San José, nuestro recordado Juan Pablo II, nos regala esta reflexión: “La Iglesia, que, como sociedad del Pueblo de Dios, se llama a sí misma también la Familia de Dios, ve igualmente el puesto singular de San José en relación con esta gran Familia, y lo reconoce como su Patrono. Esta meditación despierta en nosotros la necesidad de la oración por intercesión de aquél en quien el Padre celestial ha expresado, sobre la tierra, toda la dignidad espiritual de la paternidad. La meditación sobre su vida y las obras, tan profundamente ocultas en el misterio de Cristo y, a la vez, tan sencillas y límpidas, ayude a todos a encontrar el justo valor y la belleza de la vocación, de la que cada una de las familias humanas saca su fuerza espiritual y su santidad”.

Comentar esta anotacin »
Página 10 de 13«...89101112...»