Calentando con su aliento el portal.
Importantes también para imaginar el bendito portal.
A Dios no se le escapó ni un detalle..

Comentar esta anotacin »