Miercoles 9 Mar 2016

Lucas Sunil, presidente de la World Catholic Association for Communica… ver más
Calcuta (India) (AICA): El asesinato de las cuatro Misioneras de la Caridad en Adén, capital de Yemen, no detendrán la voluntad de servicio y de misericordia que estas religiosas realizan, afirmó un importante líder católico desde Calcuta, la ciudad de la India donde la Beata Madre Teresa fundó la congregación religiosa.
Imprimir Enviar por mail | Comparte:
El asesinato de las cuatro Misioneras de la Caridad en Adén, capital de Yemen, no detendrán la voluntad de servicio y de misericordia que estas religiosas realizan, afirmó un importante líder católico desde Calcuta, la ciudad de la India donde la Beata Madre Teresa fundó la congregación religiosa.

En declaraciones al diario Times of India, el presidente de la World Catholic Association for Communication, Lucas Sunil, dijo en Calcuta que “la Madre Teresa siempre llegó a los rincones más remotos del mundo sin importarle la situación. Ella visitó Palestina cuando estaba muy tenso el clima. Las hermanas de la Caridad siguen sus principios y enseñanzas y nunca dejarán sus responsabilidades debido a los riegos”.

“Su trabajo es llegar a los más necesitados en el nombre de Dios. Los asesinatos de Yemen no tendrán ningún impacto en el camino de las hermanas”, precisó.

Estos acontecimientos, dijo, no son novedosos para las misioneras. “Cientos de cristianos perdieron sus vidas y sus propiedades durante los ataques de Kandhamal en el Estado de Orissa en los años 2007 y 2008. Quemaron pueblos y masacraron a la gente. Y eso no detuvo a las misioneras”.

“Muchas de ellas se vistieron de civil y se mezclaron con la gente local para seguir sirviendo. Pero las misioneras de la Caridad no van a dejar sus saris y seguirán trabajando como lo han hecho hasta ahora”, dijo Lucas.

Las religiosas, prosiguió, “son conscientes de las amenazas que existen en algunas partes del mundo, pero ellas están en misión y no van a detenerse por miedo a estos ataques”.

Por su parte, la pintora Sunita Kumar, asociada durante años a las religiosas en la India, comentó que “nada como esto había sucedido nunca antes. Esto es desafortunado ya que las hermanas misioneras van por el mundo ayudando a los pobres y sufrientes”.

En declaraciones a otro medio local de la India, Kumar dijo también que “no habíamos sufrido esto ni siquiera en Beirut (Líbano) en la década de los 80. Lo que ha sucedido en Adén es realmente la peor violencia contra las religiosas”.

Las religiosas fueron atacadas el viernes 4 de marzo por la mañana, mientras servían el desayuno a los ancianos y discapacitados que atendían en el albergue de Adén. Murieron con los delantales puestos. Los homicidas asesinaron a otras 12 personas que las ayudaban y secuestraron a un sacerdote salesiano indio que vivía en el centro, el P. Tom Uzhunnalil.

Las hermanas Anselm (57), Reginette (32), Margarita (44) y Judith (41) murieron como “mártires de la caridad, mártires porque testimoniaron a Cristo y compartieron el puesto de Jesús en la Cruz”, dijo sobre ellas monseñor Paul Hinder OFMCap, Vicario Apostólico de Arabia del Sur.

La quinta religiosa que atendía el centro, la hermana Sally, está hospitalizada en Adén.

Comentar esta anotacin »