Ayer despidió la santa misa el obispo con esta frase que me taladró el corazón y que la podemos aplicar como lema a nuestra vida espiritual cada vez que recemos o tengamos una cruz en la mano: ” Por este madero ha venido la alegría al mundo entero”.

Comentar esta anotacin »