El viernes por la noche robaron el Sagrario de la iglesia Santa Catalina, Majadahonda (Madrid).
Qué dolor al escuchar esta noticia en misa.
Hicimos todos de rodillas el acto de expiación y desagravio a Jesús Sacramentado.
Este mismo año quemaron las puertas de dicha iglesia al terminar la Misa del Gallo.
Cuánto sufrimiento de pensar en esas hostias consagradas; qué habrán hecho con ellas.El Padre nos habño de misas negras y palabras que no puedo ni escribir porque me da miedo y tiemblo.
No quiero dar más cabida al maligno y sí a la oración profunda de amor a Dios allá donde estéis

Comentar esta anotacin »