Ayer tarde en el bautismo del hijo de nuestra amiga Irene, que falleció y por la que rezamos..ahora por su familia , por favor, pues el tiempo pasa y el dolor y la pena no se curan.
Realmente fue tan bella la ceremonia, que se sentía a la madre presente.
Hubo un momento glorioso en que el padre tenía al recién nacido en brazos y las 30 amigas de la clase de su hija pequeña, se pusieron a cantar villancicos y parecían pastorcitas adorando al Niño..esas voces y esa alegría de su ojos eran inyección de vida.

Comentar esta anotacin »