Cada día la santa Misa me emociona más y cada palabra es solemne y gratificante a la vez que sacia mi alma.
Ayer me sobrecogió de diferente manera escuchar : ” A ti Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos, amén “.

Comentar esta anotacin »