Así es la sagrada Comunión para quienes la recibimos con ardor en el corazón.
Que no sea nunca premio para los ricos.

Comentar esta anotacin »