El domingo tuve el regalo de compartir la santa misa con unas chicas discapacitadas mentales de una fundación que las lleva y se ocupa de ellos..verlas comulgar, cómo se cuidan una a la otra y cómo me llenaban el alma, hizo que no quitara los ojos de ellas y de agradecer por sus vidas.

Comentar esta anotacin »