Esto me pasa cuando estoy bien preparada para recibir a Jesús..me emociono al ir a su encuentro..y mientras camino hacia el altar, no puedo dejar de mirarle en la cruz. En ese momento siempre me acuerdo de Santa Teresita, que no podía esperar apenas nada pues deseaba comulgar.
Tenerlo dentro consuela, calma, sana, alegra, relaja..engrandece la vida +

Comentar esta anotacin »