En Prado Nuevo , al recibir la santa Comunión, fui a recibir a Dios de manos de un sacerdote mayor, me puse de rodillas y como cierro los ojos y me evado, sentí las sagrada forma en mi lengua pero se cayó al suelo..lo que pude llorar..al comulgarlo una sra portuguesa amorosa Amelia…me dijo que me llevara la tierra que Jesús se había posado allí..así hice..mis lágrimas caían sin parar y con el puño cerrado..lo sentía en mi mano..

Comentar esta anotacin »