Para estar de pié en la vida, hay que estar de rodillas ante Dios.

Comentar esta anotacin »