Santa Brígida vio a la Madre de Dios, la Reina del cielo, con una corona en la cabeza. Sus cabellos, de una belleza incomparable, le caían sobre las espaldas. Tenía una túnica de oro resplandeciente y un manto azul como el cielo.

De pronto apareció San Juan Bautista que le dijo:
” Escucha con atención : voy a deciros lo que estas cosas significan.
La corona significa que la Santa Virgen es Reina, Señora, Madre del Rey y de los ángeles.
El cabello suelto significa que ella es virgen muy pura y perfecta.
Su manto azul como el cielo significa que todas las cosas temporales para ella no tienen sentido.
Su túnica de oro significa que su vida ardió en amor y caridad, tanto interior como exteriormente.”

Su Hijo le puso en su corona siete lirios, entre los lirios siete piedras preciosas.
El primer lirio es su humildad,
el segundo el temor,
el tercero la obediencia,
el cuarto la paciencia,
el quinto la estabilidad,
el sexto la mansedumbre,
el séptimo es la misericordia en las necesidades:
en efecto, frente a cualquier necesidad que uno se encuentre,
si invoca a María será salvado.

Santa Brígida de Suecia: Revelaciones Celestes, Libro I c.31

Comentar esta anotacin »