Así se llama esta canción en el musical que se estrenó ayer de Sonrisas y lágrimas.
Brillante interpretación en todo el espectáculo de Noemí Mazov.
Grata sorpresa pues Dios fue el protagonista de la función; en el convento y en la familia protagonista, a través de María, institutriz que quería ser monja pero la madre abadesa le dice con esta canción que Dios la quiere formando una familia, donde cada día podrá entregarse con su fe, que suba montañas, hasta el final..
Las monjas son tratadas con respeto y elegancia y cantan de maravilla; me impresiona verlas tan elegante vestidas, con sus rosarios, santiguándose bien y persignando
con respeto ella y para ella.
Sorprendida pues pensé que me tendría que tapar oídos y ojos, como me ha pasado otras veces..

Comentar esta anotacin »