Ayer celebramos el funeral por una prima de la familia; el padre nos dijo que cargáramos con la mochila y que subiéramos a la cima de la montaña como ella ya lo ha hecho al reencontrase con Dios. Podemos quedarnos a llorar sin luchar o para adelante con la mirada en Cristo.

Comentar esta anotacin »