Aquí estoy Señor para hacer tu voluntad. Que realmente tengamos el deseo de hacerla.
Nuestra felicidad aquí se basa en vivir en la voluntad de Dios.
Le decimos ahora y aquí: Aquí estoy Señor para hacer tu voluntad.

Comentar esta anotacin »