No es su festividad pero sí supuso ilusión para mí encontrar su capilla en Estocolmo, donde me encuentro.
Mi marido me dio gusto y fuimos entrando en todas las iglesias..pero siempre eran luteranas..hasta q en una había vidrieras de la Virgen y con ilusión pregunté y me respondieron que se colocaron después pero que eran protestantes..
Os escribo ya de madrugada, con inmenso sueño y con pena y sed de no haber podido ir a misa ni recibido a Jesús. Sé q El nos espera, pero es mi elección, necesidad vital..sino, me falta el aire que respiro.

Según una leyenda muy extendida en la Edad Media, una joven llamada Úrsula u Orsola (“pequeña osa”, en latín) se convirtió al cristianismo prometiendo guardar su virginidad. Como fue pretendida por un príncipe bretón de nombre Ereo decidió realizar una peregrinación a Roma y así lograr la consagración de sus votos.
En Roma, fue recibida por el papa Ciriaco que la bendijo y consagró sus votos de virginidad perpetua para dedicarse a la predicación del evangelio de Cristo.
Al regresar a Germania, fue sorprendida en Colonia por el ataque de los hunos, en 451. Atila, rey de este pueblo, se enamoró de ella pero la joven se resistió y, junto a otras doncellas que se negaron a entregrase a los apetitos sexuales de los bárbaros, fue martirizada.
En el lugar del martirio, Clematius, un ciudadano de rango senatorial que vivía en Colonia, erigió una basílica dedicada a las “once mil vírgenes”, entre ellas Úrsula. En la inscripción de dedicación de este edificio se nombra a las otras doncellas (Aurelia, Brítula, Cordola, Cunegonda, Cunera, Pinnosa, Saturnina, Paladia y Odialia de Britannia), de las cuales una se llamaba Undecimilla ( “la pequeña undécima”, en latín), de donde parece derivarse la idea errónea de que las compañeras de martirio de Úrsula fuesen once mil. Si bien surgió un importante culto alrededor de la figura de “Santa Úrsula”, la Iglesia nunca la canonizó oficialmente, aunque se venera desde temprano en la Edad Media. Hildegarda de Bingen compuso muchos cantos en su honor.
Finalmente la imagen de Úrsula fue asimilada con la de la diosa germana Freyja (también llamada Horsel o Ursel), que protegía a las doncellas vírgenes y las recibía en el ultramundo si fallecían sin haberse casado.
Entre 1490 y 1496, el pintor Vittore Carpaccio (1460-1526) realizó un ciclo completo de frescos sobre la leyenda de esta mártir y virgen, que se encuentra actualmente en Venecia.
La festividad de Santa Úrsula se celebra el 21 de octubre y, al menos durante la Edad Media, fue la santa patrona de las universidades.

Comentar esta anotacin »