ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA
Oración propia de la Novena

Espíritu Santo, Tercera Persona de la Santísima Trinidad, Espíritu de Verdad, Amor y Santidad, que procedes del Padre y del Hijo y en todo son iguales, te adoro y te amo con todo mi corazón.
Espíritu Santo muy querido, confiando en el hondo y personal amor que me tienes, hago esta novena para pedirte, si así es tu voluntad, me concedas esta gracia en particular (Mencione el favor que desea).
Enséñame, Espíritu Divino, a conocer y buscar mi último fin; dame Santo temor de Dios, verdadera contrición y paciencia. No me dejes caer en pecado. Aumenta mi fe, esperanza y caridad y haz florecer en mi alma las virtudes propias de mi estado de vida.
Hazme fiel discípulo de Jesús y obediente hijo de la Iglesia.
Dame gracia eficaz con que pueda cumplir los Mandamientos y recibir dignamente los Sacramentos. Dame las cuatro virtudes cardinales, tus siete dones y los doce frutos. Llévame a perfección en el estado de vida al cual me has llamado y después de una muerte dichosa concédeme la vida eterna. Te lo pido por Cristo nuestro Señor.
Amén.
Rezar la Oración Propia de cada día…
ORACIÓN PROPIA DE CADA DÍA

DIA 1
Viernes, 6a Semana de Pascua

¡Oh fuente viva de amistad!, Santo Espíritu, en cuyo fuego de amor realizamos nuestro caminar al Padre, dulcifícanos en tu amor.
Tú, que eres el amigo eterno de nuestra alma, reconstruye en nosotros nuestro templo, para que seamos testimonios del Dios amantísimo, que nos invita a la santidad.
Tú, que nos santificas y en cuya presencia el alma se transfigura para realizarse en verdad con el que es la Verdad eterna, limpia toda imperfección que obstruya el vivir en amistad con el Dios Santo.
Tú, que eres agua de vida y refrigerio de amor, enséñanos el camino de oración. Que tu presencia nos haga realizarnos en santidad, para que demos en todo instante frutos de vida.
Te entregamos nuestras debilidades, para que sostenidas por tu fortaleza, tengamos la valentía para nuestra transformación espiritual.
¡Oh dulcísimo embeleso, Dios cautivador, fuego perenne de amor!, guíanos hacia el Padre, que es amor.
Concluir con la oración final…
DIA 2
Sábado, 6a Semana de Pascua

¡Oh presencia real, dulcísimo Aposentador!, sé benigno conmigo, para que en todos los acontecimientos de mi vida Tú seas el artista que modele mi alma.
Concédeme, ¡oh Espíritu de amor!, la paciencia en el padecer, para que mi anhelo sea vivir una cruz viva, para que sea un alma de abandono pleno a la voluntad del Dios verdadero.
Ilumíname, ¡oh Luz divina!, para que en tu luz mi alma se abra a tu deseo. Tú eres vida eterna y sólo en Ti el alma crecerá en la virtud. Por eso, ¡oh sapientísimo Amor!, te amamos. Recibe nuestras súplicas, para que en Ti solamente queramos vivir.
Concluir con la oración final…
DIA 3
Domingo, 7a Semana de Pascua

¡Oh Fuente ardiente de amor, que conduces al alma por el camino del amor que la llevará a la perfecta santidad!, envía a mi alma aliento de tu amor, para que en docilidad absoluta reciba yo tus dones, que son gracias divinas.
¡Oh Santo Espíritu!, queremos que este templo, oculto en el misterio de nuestro ser, sea siempre tu gozo y el aposento donde el alma te dé todo su amor.
¡Oh generoso Amante!, haz que permanezcamos fieles a tu amor, aunque lo que esperamos esté distante de nuestro alcance, para que, soportando cuanto nos acontezca, seamos generosos con el Dios que siempre nos ama con clementísimo amor.
¡Salvífico Amor!, queremos siempre amarte y glorificarte, para siempre hacer tu voluntad.
Concluir con la oración final…
DIA 4
Lunes, 7a Semana de Pascua

¡Oh Espíritu, gozo perenne del alma, Consolador supremo!, en cuya verdad el alma se agiganta, para comprender que ese Dios dulcísimo vive latente en nuestro ser, siendo la unidad de amor del Padre y del Hijo.
Tú, nos das, ¡oh generoso Amor!, el deseo de la oración, de donde se derivará la amistad perfecta con el Dios Omnipotente. Da a nuestras almas la paz, para que alegría vivan.
Tú, que eres unción divina, enriquécenos con tus dones, para que seamos perfectos en el amor y pensemos siempre con gozo en ser almas orantes, sacrificadas y de llenas de ardiente caridad.
Te amamos, ¡oh Fuente de santidad!, y pedimos con humildad que siempre seamos, a imitación tuya, sólo amor.
Concluir con la oración final…
DIA 5
Martes, 7a Semana de Pascua

¡Espíritu de amor, hermosura increada, supremo bien que en tu amor nos vivificas!, Tú eres la gloria del alma; el que la santificas, para que en Ti sea perfecta.
Tú, que con tu gracia vivificas nuestra alma, robustece nuestra fe.
Tú, que eres agua viva de amor, sálvanos, ¡oh Espíritu Consolador!, y ven hacia nosotros, que en Ti confiamos.
Tú, que impregnas al alma de tu bondad, guíanos siempre, aliéntanos ante el padecer y haz que seamos santos por siempre.
Dios, unidad perfecta de la Trinidad, Tú eres amigo fiel del que en Ti confía.
Nos consagramos a Ti en todo momento, para que con tu aliento vivamos siempre en gracia, para que eternamente gocemos de tu amor.
Concluir con la oración final…
DIA 6
Miércoles, 7a Semana de Pascua

Tú eres el amor santificador del pecador. ¿A quién iremos, si Tú eres el Fuego santo en cuyo ardor seremos santos?
Perdónanos en nuestras flaquezas y haz que seamos rectos de corazón.
Tú, que eres dador de todas las gracias, derrámalas en nosotros, para que seamos almas fervientes, oblativas y gozosas de hacer tu divina voluntad. Queremos, ¡oh Deidad amorosa!, ser perfectos.
Tú, que conoces nuestras más ocultas imperfecciones, arranca de nosotros todo lo que dañe nuestro espíritu, para que, revestidos de nueva vestidura, seamos llamas de amor.
Concluir con la oración final…
DIA 7
Jueves, 7a Semana de Pascua

Inflámanos en tu amor, ¡oh Fineza sempiterna de Dios, de donde vierte la esencia del verdadero amor!
Tú, que eres la magnificadora, haznos almas de ferviente vida espiritual. A Ti va nuestro canto de amor, pues Tú gozas cuando el alma te invoca con júbilo.
Tú eres el divino gozo que atraes al alma, para que en Ti realice lo deseado por Ti. Viviendo en Ti, el alma consciente de tu actividad salvífica, sólo en Ti podrá ya vivir.
Ser tuyos es nuestro deseo. En tu gozo queremos permanecer, pues, habiendo participado activamente en tu amor, regada nuestra alma con la frescura de tu enardecido amor, decimos con amor: Tú eres, ¡oh Fuego amantísimo!, nuestro amoroso amor.
Concluir con la oración final…
DIA 8
Viernes, 7a Semana de Pascua

Santo eres, ¡oh Espíritu vivificante! Tú eres el realizador de la salvación del alma, siendo la inspiración del que es.
¡Oh Fuerza irresistible, que, en fulgores de amor, arrebatas al alma, transfigurándola en verdad, luz, gozo del mortal, Amante perfecto, verdad infinita!
Aquí postrados ante la Verdad silenciosa que nos atrae, en un silencio de amor, te rogamos, ¡oh Espíritu vivo que estás dentro del hombre!, que nos hagas partícipes de ese fuego inextinguible que, abrasándonos en amor, no quema, sino que embellece, transberverándonos el alma en tu infinito gozo. Arrebátanos en amor, para que, calcinados, seamos contigo un solo amor.
Concluir con la oración final…
DIA 9
Sábado, 7a Semana de Pascua

Sempiterno Amor, que miras al pecador con benigna ternura, ¿qué alma se resitirá ante tu cautivador amor?
Bendito seas, ¡oh Fuego santo! Te amamos, ¡oh Fuego increado!
Que todas las creaturas te canten en jubiloso canto, pues Tú las dejas impregnadas de tu sempiterna hermosura. ¿Qué pueden decir de Ti, si todas ellas son destellos vivos de tu excelsa hermosura?
Tu hermosura irresistible nos atrae con el cautivador fuego de amor que Tú eres. Hermosura viva somos, criaturas tuyas. Ante Ti el alma tiembla, encendida de amor.
Tú, ¡oh Llama viva!, santifícanos, para que, siendo alma de viva luz, llenemos la tierra de tu tierno amor. Todos alabemos al que es el amor de los Dos. Todos unidos en su amor, demos loor al Fuego de Dios, que es amor y sólo amor.
Diseñador amoroso del alma, aquí, en tu amor, abiertos en cruz, deseosos de la verdad, queremos exhalar un suspiro de amor para el Dios gozoso que en místico amor nos busca, deseando ser el amigo que nos conducirá al Padre y al Hijo, que son un solo Dios, que es nuestro amor.
Concluir con la oración final…
ORACIÓN FINAL DE CADA DÍA

Alabanzas

¡Espíritu divino, amor de los Dos!, aumenta en nosotros la fe y la esperanza y vivifica nuestra caridad, para que seamos alabanzas del Dios Altísimo.
¡Gloria a Ti, ¡oh Espíritu Santo!, que nos renuevas para ser salvados!
Padre Nuestro…
¡Gloria al Fuego que nos llena de su divino amor, para que en Él crezcamos en verdad y santidad!
Padre Nuestro…
¡Gloria por siempre al Espíritu increado que sostiene a toda alma, para que viva en amor y fidelidad al Padre y a su amado Hijo!
Padre Nuestro…
Consagración al Espíritu Santo

Espíritu Santo, divino Espíritu de luz y amor, te consagro mi entendimiento, mi corazón, mi voluntad y todo mi ser, en el tiempo y en la eternidad.
Que mi entendimiento este siempre sumiso a tus divinas inspiraciones y enseñanzas de la doctrina de la Iglesia católica que tu guías infaliblemente.
Que mi corazón se inflame siempre en amor de Dios y del prójimo.
Que mi voluntad este siempre conforme a tu divina voluntad.
Que toda mi vida sea fiel imitación de la vida y virtudes de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A El, contigo y el Padre sea dado todo honor y gloria por siempre.
Dios Espíritu Santo, infinito amor del Padre y del Hijo, por las manos purísimas de María, tu esposa inmaculada, me pongo hoy y todos los días de mi vida sobre tu altar escogido, el Sagrado Corazón de Jesús, como un sacrificio en tu honor, fuego consumidor, con firme resolución ahora más que nunca de oír tu voz y cumplir en todas las cosas tu santísima y adorable voluntad.
Oración por los Siete Dones del Espíritu Santo

Bendito Espíritu de Sabiduría, ayúdame a buscar a Dios. Que sea el centro de mi vida, orientada hacia Él para que reine en mi alma el amor y armonía.
Bendito Espíritu de Entendimiento, ilumina mi mente, para que yo conozca y ame las verdades de fe y las haga verdadera vida de mi vida.
Bendito Espíritu de Consejo, ilumíname y guíame en todos mis caminos, para que yo pueda siempre conocer y hacer tu santa voluntad. Hazme prudente y audaz.
Bendito Espíritu de Fortaleza, vigoriza mi alma en tiempo de prueba y adversidad. Dame lealtad y confianza.
Bendito Espíritu de Ciencia, ayúdame a distinguir entre el bien y el mal. Enséñame a proceder con rectitud en la presencia de Dios. Dame clara visión y decisión firme.
Bendito Espíritu de Piedad, toma posesión de mi corazón; inclínalo a creer con sinceridad en Ti, a amarte santamente, Dios mío, para que con toda mi alma pueda yo buscarte a ti, que eres mi Padre, el mejor y más verdadero gozo.
Bendito Espíritu de Santo Temor, penetra lo más íntimo de mi corazón para que yo pueda siempre recordar tu presencia. Hazme huir del pecado y concédeme profundo respeto para con Dios y ante los demás, creados a imagen de Dios.
Oremos

Te pedimos, Dios todopoderoso, nos concedas agradar al Espíritu Santo con nuestras oraciones de tal modo que podamos con su gracia vernos libres de tentaciones y merezcamos obtener el perdón de los pecados. Por Jesucristo nuestro Señor. Amen
Oración Breve al Espíritu Santo

Sopla sobre mí, Espíritu Santo, para que todos mis pensamientos sean santos.
Actúa en mi, Espíritu Santo, para que también mi trabajo sea santo.
Induce mi corazón, Espíritu Santo, para que ame solamente a aquello que es santo.
Fortaléceme, Espíritu Santo, para defender todo lo que es santo.
Guárdame, Espíritu Santo, para que yo siempre sea santo.