Ayer tuve mi dirección espiritual del mes y me hace tanto bien ¡ El alma se esponja y terminé el día besando a los míos y dándoles un gran amor renovado.