Esta foto la tomé en el cementerio de La Recoleta de Buenos Aires.
Los ángeles también necesitan descansar.
Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día..