Con estos mensajes que fui fotografiando, despido la crónica de la JMJ.
Bendita sea la juventud de cuerpo y de alma+